El Blanco

Le-Blanc-By-Innata

El Blanco.

Apaciblemente los copos deponen sobre las cumbres de luz del Altiplano andino, paisaje infinito. Cuál es el camino de vida para acceder a eso? Las almas andinas no temen el frío.

La firma del Blanco reside en este esencial del alma que está en otro lugar.

Es entre 3000 y 5000 metros de altitud en los que comienza la vida de la alpaca. Elevación de un estilo de vida condensada en la atmósfera asombrosa de la altitud. No todos los animales sobreviven, atrapados por la dureza del clima.

Desde épocas milenarias, son los “Alpaqueros” que se ocupan de la crianza de las alpacas. Velan sobre ellos, atentos a sus necesidades y son personas justas en su conducta para desarrollar el potencial de estos rebaños al vellón divino.
Unidos por la naturaleza, la alpaca y el Alpaquero se ponen de acuerdo para vivir al ritmo del clima cambiante por las altas mesetas andinas. La prueba más bella de su unión reside en el nacimiento de un nuevo individuo. Cualquiera que sea su color, la joven alpaca es protegida por su Alpaqueros que la eleva y la cuida.

Innata propone al blanco.

Volutas de un cielo andino de inviernos, mecer por la luna.

Encuentre todas las actualidades de INNATA en las redes sociales: Facebook, twitter…